Volvo XC90 con versión hibrido enchufable y con dos nuevos asistentes a la conducción.

Volvo XC90 I

El nuevo Volvo XC90 que saldrá al mercado en primavera del 2015 incorporará dos novedades en temas asistentes a la conducción. Como siempre en Volvo prima la seguridad de los ocupantes. Para ello el Volvo XC90 ofrecerá una protección “Run off Road“ y un freno automático para intersecciones.

Volvo XC90 es un modelo SUV todoterreno de la casa sueca. Tiene siete plazas con cinco puertas. Tiene un largo de 4,95 metros y 1,93 de ancho. Se ofrecen cinco tipos de motorizaciones: dos diesel D4 y D5 de 190 y 224 caballos, dos gasolina T5 y T6 de 254 y 320 caballos y un híbrido enchufable de 400 caballos T8 Twin Engine. El precio para la unidad más económica es de 59.472 euros.

Las distintas versiones del Volvo XC90 ofrecerán de serie al comprador dos novedades en temas asistentes a la conducción. Se trata de un asistente para la seguridad de los pasajeros si el vehículo se sale de la calzada y un freno automático para intersecciones que frenará el vehículo en caso de tráfico contramano.

El vehículo emblema XC90 de la casa sueca quiere prevenir un escenario común de accidentes. Salirse de la carretera es un escenario habitual en países con largos trazados rectilíneos y zonas poco pobladas. Puede estar motivado por el cansancio, un despiste o mala climatología. Las estadísticas que maneja el fabricante dicen que en los Estados Unidos más de la mitad de las muertes se producen por ésta causa. En Suecia la estadística de muertos es de uno cada tres por salirse de la carretera.

Con el nuevo asistente a la conducción ofrecido de serie en el Volvo XC90 los suecos quieren garantizar una mejor seguridad en caso de accidente. “Run off Road” protection es un asistente tanto activo como pasivo. Por un lado el vehículo reconoce cuando se sale de la carretera y entonces activa los tensores delanteros de los cinturones de seguridad preventivamente. Los mantendrá tensos siempre que el vehículo este en movimiento.

Por otro lado una zona que es capaz de absorber energías se encuentra ubicada entre el asiento y el marco del mismo. En caso de un choque al salirse de la carretera ésta zona absorbe las energías verticales que suelen producirse además previene lesiones de la columna vertebral.

La segunda novedad destacable que también es ofrecida de serie en el Volvo XC90 es su freno automático para intersecciones. El coche detecta tráfico contrario si en un cruce el conductor se mete en el carril contrario y entonces frena automáticamente el vehículo. Un escenario de accidentes muy habitual tanto para el entorno urbano como fuera de las urbes.

Publicidad: