Un DKW “Schnellaster“ eléctrico, en la isla de Wangerooge

dkw-schnelllaster-elektroantrieb

Un pensionista alemán restaura una furgoneta DKW y conduce con ella por la isla de Wangerooge. Una isla en el Mar del Norte, dónde los coches no estan permitidos. Es una isla para el descanso y el relax de los turistas. Tan solo circulan por ella carros, carretas y el ahora eléctrico DKW “Schnellaster“.

Ya en los años 60 el entonces empresario del transporte Wolfgang Kranich conducía la DKW en modo eléctrico por la isla. Recordemos que la DKW “Schnellaster“ es una furgonteta o transporter “rápida“ fabricada desde 1942 hasta 1962 en varios modelos. Es uno de los primeros automóviles fabricados en Ingolstadt, tras la posguerra, por la empresa Auto Union. En España fue fabricada en Vitoria a partir de 1952 y el nombre DKW fue la denominación que se implantó para el término camioneta.

Audi ha restaurado un puñado de éstas furgonetas para fortalecer su tradición en el tema de la electromovilidad. Éste pequeño transporter estaba incialmente pensado para aligerar y facilitar los desplazamientos cortos, uno de los modelos iniciales DKW F800 tipo 30 daba problemas en el servicio postal y de transportes con su motorización de dos cilindros carbonizada y un consumo excesivo. Por ello que la predecesora de Audi tan solo fabricara 100 unidades y tan solo para empresas. Por aquél entonces a la gente ni se le ocurría la idea de coches eléctricos individuales.

La denominación “Schnellaster“ o transporte rápido es un poco útopica más aún cuándo la velocidad que coje con su motor eléctrico y sus 5 kw de potencia no es más de 35 km/h. Pero en una isla donde todos van andando la DKW cumple de sobra con sus funciones de “Schnellaster“.

El DKW es un clásico en toda regla, ya lo era cuando Wolfgang Kranich se sacó el carnet allá por los años 60 y 70. Por aquél entonces había tres furgonetas de éste tipo en la isla de Wangerooge. Era el coche eléctrico más barato de la época. Uno usado costaba 2000 marcos alemanes más 5000 marcos por las baterías de plomo de 300 kilogramos y la máquina de recarga de tamaño de una nevera.

Publicidad: