Un Aston Martin eléctrico. El Rapide en dos años

005-aston-martin-dbx-concept-1

Desde que a principios de año el fabricante de superdeportivos Aston Martin presentára sorprendentemente su concept DBX, nos preguntamos impacientemente en el sector si los británicos sacarán pronto una versión eléctrica al mercado.

Si bien los fabricantes de vehículos premium se hacen de rogar en las cosas de electromovilidad, la realidad es que al menos la mayoría de ellos quieren ofrecer versiones híbridas en el corto plazo. Pero en Aston Martin se ve que quieren ir a por todas y no solo quieren ofrecer un coche eléctrico sino que apuestan por dos modelos electrificados.

Junto a la versión de serie del ya presentado crossover DBX, los británicos van a ofrecer según Automotive News una versión puramente eléctrica del superdeportivo Rapide. La autonomía del Rapide será más bien normalita con sus 320 kilómetros pero para eso ofrecerán mayor potencia con sus 800 caballos y tracción a las cuatro ruedas.

El Rapide eléctrico celebrará su salida al mercado incluso antes que el DBX a parte de que éste úlitmo se ofrecerá primero tan solo con motor de combustión tradicional. También es posible una versión híbrida. La versión eléctrica saldrá más tarde al mercado.

2011 Aston Martin Rapide

Los repentinas actuaciones de Aston Martin no son fruto de impaciencia o las prisas. El fabricante de las islas al igual que el resto del sector también se tiene que preparar a unas normativas más duras en temas de emisiones de CO2. Éstos dos coches eléctricos deberían de reducir siginificativamente las emisiones de CO2 de la flota de la empresa para que así también en el futuro se pueda continuar ofreciendo bólidos de considerable potencia V8 y V12 con motorizaciones de combustión tradicional.

Pero la directiva de Aston Martin no quiere tan solo cumplir las nuevas regulaciones medioambientales con sus coches, también quieren ganar dinero. Según Andy Palmer, presidente de la empresa: “la popularidad de la berlina eléctrica Model S muestra que existe realmente un mercado para berlinas eléctricas de gama premium“. El Rapide eléctrico se posicionaría por encima del Model S y costaría 200.000 euros y más.

La nueva función de Tesla “Ludicrous Mode“ que acelera la berlina eléctrica Model S de cero a cien en cera de tres segundos es según Palmer “una tontería“. Un Aston Martin convenze mediante la dinámica en la pista de carreras, esto es “mucho más interesante“ que la focalización de Tesla de un arranque rápido en el semáforo.

Aston Martin quiere comprar las baterías para su coche eléctrico de proveedores establecidos como LG Chem o Samsung. Pero nada de comprarselas al partner de Tesla, Panasonic. En cerca de dos años los británicos quieren sacar al mercado su bólido eléctrico Rapide. Pero por lo pronto solo se fabricarán unos cuántos cientos coches de éste modelo.

Publicidad: