Un triciclo eléctrico: Toyota i-Road

Triciclo eléctrico: Toyota i-road

Triciclo eléctrico: Toyota i-road

El Toyota i-Road bien vale un viaje. Se trata de un triciclo eléctrico, divertido y colorido, con unos cinco caballos de potencia. El biplaza se puede ver y probar en la ciudad francesa de Grenoble.

Presentado hará un año y medio en el Salón del Automóvil de Ginebra los de Toyota han comenzado con las pruebas de campo del i-Road. Es inevitable esbozar una sonrisa a primera vista, con sus 2,35 metros de largo y con tan solo 87 centímetros de ancho el vehículo llama inevitablemente la atención.

14107776773530Éste bólido de características óptimas para la gran ciudad puede llegar a convertirse en la solución para las atestadas grandes urbes. Con sus 300 kilos de peso dispone de dos motores de cubo en sus ruedas delanteras.

La idea es la misma que en el Renault Twizy. Igual que el Twizy, se trata de un vehículo estrecho, barato con poco espacio y cero equipamiento. Una carcasa de plástico motorizada con 2 kw, respectivamente 2,7 caballos por rueda. Mientras que el conductor se acomoda con cierta soltura detrás del gran volante, el acompañante irá estrujado detrás entre el respaldo del asiento delantero y la parte trasera. En vez de contar con entradas de aire dispone directamente de agujeros en las finas puertas recubiertas en plexiglas. Las ventanas se abren como una persiana y se cierran con un botón magnetizado.

No obstante la gran diferencia entre el Twizy y el i-Road es la dinámica. El triciclo con tracción delantera se dirige por medio de la rueda trasera, es decir el volante gira ésta rueda la cuál actúa como un timón. Lo divertido e interesante es la tecnología de inclinación “Active Lean“. El i-Road se inclina dirigido por el ordenador de a bordo contra la fuerza centrífuga lo que posibilita una sensación de conducción como la de un esquiador.

Tiene un radio de giro minúsculo. Mientras que el habitáculo se inclina en dirección de la curva, la cola lo contraresta. Ya a una velocidad de 30 por hora es una sensación como de drifting.

El Toyota i-Road solo esta disponible en la ciudad de Grenoble, tiene una autonomía de 50 kilómetros y se alquila por apenas tres euros por quince minutos.

Publicidad: