Riversimple Rasa: Pila de combustible desde Gales

riversimple-rasa_100546366_h

Riversimple presenta con su Rasa un coche de pila de combustible que jamás se venderá – pero en un futuro circulará por nuestras carreteras.

“Hemos llegado en nuestra historia a un punto, en el que los actuales automóviles si bien son cualtitativamente muy buenos pero estamos obligados, a tomar una nueva dirección“, dice Hugo Spowers. El fundador del fabricante de automóviles Rivesimple con domicilio en el corazón de Gales sabe lo que se dice. Es un hombre de hechos. Uno que con su equipo ya ha trabajado para fabricantes de renombre como Aston Martin, Rolls Royce, Lotus, McLaren, Fiat y también para la Fórmula 1.

De hecho, el nombre del jefe de diseño Chris Reitz, debería de resonar en más de un oído. No en vano fue responsable para la resurección del Fiat 500. En consecuencia no sorprende a nadie que con el único modelo de la marca Riversimple, el coche de pila de combustible Rasa, sale a la carretera un vehículo que en punto diseño no tiene nada que esconder ante los grandes competidores.

“Es un coche para todos“. Esto no es marketing. Más bien describe toda la filosofía detrás del proyecto Riversimple – Rasa. “Jamás venderemos un Rasa, el cliente pagará una cuota mensual y nosotros el resto. Dícese combustible, mantenimiento y aseguradoras. Si el cliente reposta por ejemplo el depósito en tres minutos, él no recibe la factura sino nosotros. El coste de compra y la pérdida de valor en consecuencia ya no tienen importancia“, desvela Spowers.

Qué cuantía tendrá la cuota de leasina para éste biplaza no es desvelado por Spowers. Se habla en los corrillos que éste vehículo con velocida máxima de 97 km/h costaría entre 600 y 700 Euros. Los otros dos rivales en pila de combustible, posicionan sus cuotas casi el doble. El Toyota Mirai cuesta en compra 78.540 Euros, aproximadamente 1.219 Euros al mes. El Hyundai ix35 FuellCell costaría o bien 65.450 Euros o bien 1.290 Euros al mes.

Tan simpática que es la idea como el país de dónde proviene, Inglaterra, dónde se fomenta el coche eléctrico, tan escuálida es la infraestructura de gasolineras de hidrógeno. Si bien de las actuales 14 gasolineras H2 en Inglaterra pronto serán cerca de dos docenas, a más de uno le amedrenta la idea.

El 3,70 metros de largo Riversimple Rasa es silencioso. Solo se escucha el ruído de la bomba de aire que deja entreveer que en éste paquete de 540 kilogramos de peso hay algo trabajando. Que se ofrece potencia, lo nota cualquiera tras el arranque en el semáforo. En diez segundos se alcanza la velocidad máxima. Responden de ella cuatro motores en los cubo de rueda que son provistos por la 20 kilogramos de peso pila de combustible con 8,5 kW. Si, el cálculo es correcto, solo 11,5 caballos realizan la tracción.

La autonomía del depósito de hidrógeno de 1,6 kilogramos es de casi 500 kilómetros.

Publicidad: