La recarga inductiva: ¿una realidad cercana?

1407_induktion_960x640¿Qué os parecería estacionar el coche eléctrico en un determinado sitio y que sin tener que enchufarlo ni nada parecido reciba una carga gratuita para sus baterías? Esta es la idea del sistema de recarga por inducción que varias empresas de todo el mundo están intentando desarrollar.

Según este diseño, la estación de recarga funcionará por la conjunción de dos bobinas, una de ellas se situará en determinado lugar del subsuelo que estará específicamente remarcado en el pavimento y la otra la deberán llevar los coches aptos para este tipo de cargas.

El coche eléctrico debe situarse en el lugar indicado para que la distancia entre ambas bobinas sea la mínima y gracias al proceso inductivo o sea por medio de un campo magnético, las baterías se recargarán de forma automática. También sería posible acumular energía de otras fuentes como la eólica o la solar.

Evatran-bietet-ab-2013-ein-Induktions-Kit-für-Elektroautos-an-Mit-VideosSiempre que está en juego el uso del magnetismo surgen preguntas acerca de si los aparatos electrónicos y hasta las personas pueden resultar afectados por la generación de dichos campos, pero en este caso, al parecer el rango será menor del límite internacional que se recomienda que es de 6.25 micro-teslas

Este sistema podría resultar una solución energética muy efectiva gracias a que la eficiencia de transmisión de esta tecnología podría ser de un 90%.  Estos sistemas en principio se serían utilizados por vehículos como las taxis o los autobuses, que suelen estacionar por breves momentos cada pocos kilómetros o metros.

Pero los horizontes de la inducción son más amplios y la idea sería lograr que los coches eléctricos se auto cargaran por el simple hecho de circular por determinadas vías acondicionadas para tales menesteres y aunque suena prometedor, ese sistema debe lograr superar varios problemas como puede ser el posible calentamientos de partes metálicas de los coches eléctricos.

Muchos de los defensores de las Smartcitys ven este sistema como una adecuación perfecta para las carreteras y calles de este tipo de ciudades no contaminantes, autosuficientes y de gran automatismo además de que las baterías serán más pequeñas sin mermar la autonomía. La contrapartida serían los altos costos iniciales.

 

Publicidad: