Porsche Concept Study Mission E. Tributo al mañana

Qué es lo que te esperas de un Porsche del mañana? Un deportivo por supuesto. Es lo que ellos rezan por los coches deportivos del futuro. Pero también apuntan a la movilidad sostenible y consideran las tendencias para digitalización e urbanismo. Con el Concept Study Mission E la casa Porsche da el próximo paso al futuro. Un todo eléctrico deportivo que define la visión de la casa alemana de la movilidad eléctrica.

Aún es una idea pero engloba la completa visión eléctrica del fabricante. Cuatro asientos individuales, cuatro puertas, dos compartimentos de equipaje. Conducción eléctrica Porsche, integrado en un concepto global armónico. Aceleración de cero a cien en menos de 3,5 segundos, velocida punta 250 km/h. Potencia de más de 440 kW y una autonomía de más de 500 kilómetros son solo algunas de las características del nuevo concept. Una carga del 80 por cien se estima en menos de 15 minutos.

Un diseño con el ADN de Porsche. Un motor eléctrico compacto sin emisiones. Una combinación armónica de líneas típicas Porsche con aerodinámica del deporte de carreras. Resultado: un cuerpo de flujo continuo, totalmente orientado al rendimiento.

El frontal con su capó extremadamente plano muestra relación familiar con el superdeportivo Porsche Spyder 918. Un punto álgido es la finalización y la tecnología en la parte delantera de sus faros Matrix led. El Concept Mission E tan solo tiene 1,3 metros de altura. Como todo un deportivo debe de ser reza la publicidad.

En el interior los principios que se aplican vienen a estar en la línea desde el nacimiento de áquel 356 en el año 1948: ligereza, apertura, purismo, arquitectura clara, orientación al conductor y facilidad de uso en el día a día. El concepto de todo eléctrico permite una nueva interpretación de estos principios. Por ejemplo la ausencia de un túnel de transmisión abre espacio en la cabina y reparte una sensación de ambiente más ligera con proporciones más generosas. Los cuatro asientos individuales estan inspirados en asientos de carrera tipo cubo.

La interfaz experimental y orientada al conductor del Concept Study Mission E es la luz al final del túnel de lo futurible con su interactuación inteligente del mundo real y virtual. Intuitivo, rápido, libre de distracciones.

La pantalla frente al volante es curva, esta inclinada, es independiente y es programable de manera libre. Cuenta con cinco instrumentos redondos típicos Porsche. Se muestra en la tecnología oled y estan asignados a las funciones relevantes de la conducción: Porsche Connect, Performance, Drive, Energy y Sport Chrono.

La navegación por los menús se controla mendiante el movimiento de los ojos. En la línea de la filosofía del fabricante con tener siempre acceso instantáneo a las funciones más relevantes. El sistema detecta el instrumento considerado por la cámara. Seguidamente el conductor activa el menú del instrumento mediante pulso de botón ubicado en el volante.

En definitiva un el Porsche Concept Study Mission E es el futuro de la automoción deportiva a ojos de Porsche. Un coche con una autonomía de más de 500 kilómetros, una potencia de más de 440 kW y con recarga sin cableados mediante inducción.

Publicidad: