McLaren pone sobre el asfalto el 570S para reforzar las tracciones eléctricas

Los de McLaren han puesto toda la carne en el asador y presentan un nuevo deportivo convertible. El segundo vehículo en una puja de ofertas diseñado para alcanzar los fondos necesarios para lograr que el fabricante pueda lograr el salto al vehículo eléctrico e híbrido.

El nuevo McLaren 570S Spider con un precio de 164.750 libras británicas es de zaga supertendida. Es biplaza y fue presentado hoy en el Goodwood Festival de la velocidad. Es parte de una estrategia de 15 nuevos modelos y variantes antes de 2022. Con una motorización V8 de 3.8 litros de doble turbocargador, tiene una aceleración de cero a cien en 3,2 segundos.

Junto a la línea Sport Series compuesta por el 570S y el 570GT las unidades entregadas prácticamente se han duplicado hasta las 3.286 unidades en el pasado año. Los beneficios EBITDA se han propulsado un 70% hasta los 11.9 millones de dólares norteamericanos.

CEO Mike Flewitt dice: “El foco en nuestro camino hacia delante es la contínua entrega exitosa de éstos productos nuevos y gestionar un continuo crecimiento“. El incremento en ventas del pasado año “demuestra que es real y sostenible a la par“.

El fabricante de superdeportivos presiona para llegar a 4.500 unidades por año para el 2022 con un mínimo de la mitad de ventas en tracciones híbridas. La inversión necesaria para lograr el avance tecnológico estrechara el nicho de los recursos de los fabricantes.

Los británicos costearon con un 20% de los beneficios del pasado año el I+D inclusive trabajos de electrificación de prototipos. Esto es un ratio tres veces mayor que lo invertido por mega-fabricantes de gama alta como BMW.

La transición desde motorizaciones de combustión convencional a motorizaciones de tracción eléctrica es un reto particularmente arriesgado para fabricantes como McLaren que no disponen de colaboraciones con grandes fabricantes mundiales. Por lo tanto es una apuesta de la marca por la excelencia en vez de la eficiencia.

Publicidad: