Los coches de la Iglesia. Un obispo ecológico

 

Rudolf Voderholzer es el nombre del máximo mandatario de la diócesis de Regensburg, Alemania. Su excelencia Voderholzer ha dado el salto a lo ecológico aparte de infundir a sus hombres el ir andando para cumplir con sus obligaciones, el obispo se ha comprado un BMW i3.

Los coches de la Iglesia II

Voderholzer es un hombre cercano, es un hombre del pueblo. Cuando fue ordenado tenía los ojos llorosos y además tiene cierto acento característico de la región en la que hoy nos encontramos. Para entender al obispo, también hay que saber que en vez de mudarse a la casa grande y cómoda perteneciente al obispado ha decidido instalarse en la vivienda destinada a las cocineras las cuáles también se ahorra. Además es habitual encontrarse a su excelencia cumpliendo con sus obligaciones a pie, al igual que ha dado las órdenes a su gente de hacer lo mismo.

El caso es que una asociación alemana de ayuda medioambiental ha sondeado los vehículos de los jefes de la Iglesia. El resultado es sorprendente, quizás auspiciado por las condiciones climatólogicas y sociales de Alemania o quizás por mero orgullo, los obispos alemanes viajan cómodos. Desde Volkswagen Phaeton hasta Mercedes E300 a excepción del Ford Mondeo del Cardenal de Colonia. Lo general es que siempre sean grandes y lujosas berlinas en pos de la tranquilidad espiritual de sus fieles y poder ser así puntuales a sus citas. Todos menos uno y ése es nuestro protagonista, Voderholzer.

Éste se puede enorgullecer de ser el primer obispo alemán que vive la austeridad predicada por el Papa Francisco viajando en un coche amigable con el medio ambiente. Hace poco y en pos de las empresas locales, se ha comprado un BMW i3. Un coche con motor eléctrico y cero emisiones. Quizás y junto al ejemplo del obispo de la ciudad de Passau que se ha mudado a una vivienda compartida, éstos sean signos de una nueva Iglesia.

Publicidad: