¿Me lo compro o no me lo compro?

 

eco-friendly-149801_1280

Sin dudas la inversión inicial de un coche eléctrico en la actualidad es mayor que si comprásemos uno “tradicional”, pero pesa el hecho de que los costes de mantenimiento son sensiblemente más baratos, el ahorro es real, no contaminan, tienen más facilidades y son sin dudas los coches del futuro. Es cierto que aún deben mejorar en el plano de la autonomía y de las recargas, pero los avances están siendo muy importantes en ese ámbito. Este post intentará comentarte los pros y los contras de comprarte un coche eléctrico.

Precio

Lo dicho, que son más caros que los que los de combustión interna, pero la pregunta es: ¿Por qué lo son? El motivo de la gran diferencia de precio es fundamentalmente la batería. En la actualidad se usan las de Litio y los costos de las mismas son muy altos. Por eso la rentabilidad del vehículo eléctrico es tangible cuando se hace un buen uso del mismo y la mejor forma es hacer muchos kilómetros, pero por ahora en trayectos cortos. Así tendrás oportunidad de comprobar el ahorro real y la rápida amortización de tu inversión. En cuanto a las emisiones, no hay forma de compararlos con los coches normales ya que los eléctricos no contaminan de ninguna manera. También estaría la opción de comprar un coche de segunda mano más económico en esta web como ejemplo el Toyota Prius.

Recarga

El gasto real de un coche eléctrico está entre los 1,5  y los 2 euros cada 100 kilómetros de recorrido. El tema de las recargas es una realidad, no hay muchos puntos para hacerlo, pero si lo pones a cargar de noche y lo usas durante el día, será cuestión de acostumbrarse igual que debimos hacerlo con los móviles. También existen las llamadas Electrolineras que dan la opción de recargas rápidas de 30 minutos a 1 hora y media de duración. La desventaja (por ahora) es que hay pocas, la ventaja es que existen app para localizarlas rápidamente. En Madrid están poniéndose en funcionamiento las Metrolineras, que son puntos de recarga rápida gratuita en se recicla la energía de frenado de los Metros para dar energía a los coches (Renfe tiene un programa similar).

Autonomía

Esta es la causa por la que en el primer punto te recomendábamos lo de los trayectos cortos y es por el hecho de que los coches eléctricos suelen tener una autonomía promedio de unos 200 kilómetros. Esto complica un poco las cosas cuando se deben hacer viajes más largos, ya que deberás planificarlos de forma cuidadosa y la autonomía de tu vehículo será la que determine etapas, tiempos de circulación, etc. Según indican los estudios de los expertos, los desplazamientos que hace una persona diariamente ( o cada dos días) suelen ser bastante menores, por debajo del 50% de los 200 km ofrecidos.

Aparcamiento

Este ítem solo te reporta beneficios, ya que en vistas a darle ventajas a los usuarios de dichos vehículos, no se les suele cobrar por aparcar; de hecho en todo el centro de Madrid se puede estacionar en cualquier zona y a cualquier hora de manera completamente gratuita. Y es que las ciudades también se benefician ya que estos coches no contaminan, por lo que es casi un “quid pro quo” (yo te doy – tú me das)

 

Mantenimiento

El mantenimiento de estos coches es realmente mucho más económico, pues ahorrarás en varios ítems de los que puedes olvidarte que existen, como son los filtros, los lubricantes, los cambios de aceite, etc.

Publicidad: