Las ventajas de llevar un coche eléctrico en China

HTB15iPZHFXXXXXfaXXXq6xXFXXX7

A primera vista, la cifra impone: el año pasado se vendieron en todo el mundo 650.000 coches eléctricos e híbridos enchufables. Y también hay un mercado, en dónde el consumo del eléctrico se ha acrecentado y asentado. Hablamos del mercado de vehículos más grande del mundo, China.

En el pasado año, las ventas de eléctricos e híbridos enchufables en China se han cuatriplicado. Se vendieron cerca de 180.000 unidades. De esta manera, China se ha posicionado por delante de los Estados Unidos como primer consumidor mundial de coche eléctrico. También en la pasada feria de Pekín, los fabricantes se promocionaron masivamente con el coche eléctrico. Los políticos locales son sabedores, que en éste sector les esperan negocios suculentos. No obstante la revolución eléctrica esta dominada por fabricantes locales mientras que los grandes gigantes de la industria no acaban de poner pie en el sector.

Concretamente en las grandes y contaminadas urbes, los políticos chinos tienen prisa en promover el vehículo libre de emisiones. En la capital de China, cerca de seis millones de coches apestan el aire. Por ello que el gobierno tome medidas: las matrículas de vehículos de gasolina se vienen sorteando desde hace años.

La probabilidad de conseguir una de éstas ansiadas licencias esta por debajo del 5 por ciento. Pero aquel que compre un coche eléctrico, no depende de ésta normativa. Muchos chinos se compran por ello un coche eléctrico porque no consiguen la correspondiente licencia de matriculación y en caso contrario serían dependientes del bus o el tren. Una suposición horrorosa para la clase media de China en dónde el vehículo cuenta como símbolo de estatus.

Las autoridades chinas seducen al comprador con muchas ventajas: por un lado la prohibición de conducir un gasolina una vez a la semana no vale para el eléctrico. Por otro lado, se le añaden innumerables ventajas económicas. Según la autonomía de la batería, el comprador de un coche eléctrico recibe del gobierno en hasta 45.000 yuanes (cerca de 6.140 Euros) del precio de compra en forma de devolución. Algunos gobiernos locales incluso vuelven a dar, la misma cantidad, adicionalmente. Tampoco paga impuestos. De esta manera un eléctrico del fabricante BAIC cuesta en vez de 186.000 yuanes únicamente 96.900 yuanes (13.300 Euros).

No obstante, expertos creen que las subvenciones no juegan un papel fundamental. Hay ciudades en dónde la prohibición de las matriculas no es vigente y si bien el gobierno da dinero, el coche de gasolina sigue siendo el mayor demandado. Solo en las ocho grandes ciudades con restricciones y sorteo de matriculas como Pekín, Shangai o Guangzhou el negocio del coche eléctrico esta en auge.

Publicidad: