La posición sostenible de McLaren se va revelando

La empresa consultora IHS Markit de mano de Ian Fletcher, analista principal alaba la versatilidad y la estrategia de McLaren. La empresa británica comenzó en 2013 con el proyecto 903-hp Hybrid P1 siguiendo así la senda encaminada por el La Ferrari híbrido o el Porsche 918 Spyder híbrido.

Según éste analista la tracción híbrida y su capacidad de combinar potencia de baterías eléctricas con autonomía de motor de combustión sería suficiente estratégicamente hablando. “McLaren es un compañía versátil. Ya sea que no tienen planes o no se están moviendo en dirección a una tracción puramente eléctrica actualmente, sí están muy pendientes de todo lo que ocurre en el sector de tracción eléctrica”. “Está claro, que nunca puedes decir no en el sector del automóvil, todo el mundo oculta sus apuestas”

Un hecho es que los clientes de McLaren son más favorables a vehículos rápidos y potentes que ecológicos. McLaren deberá adaptarse de completar todo el paquete de las exigencias de sus clientes.

Uno de los problemas a los que se enfrenta el fabricante es el peso de las baterías eléctricas. Éste peso adicional y con punto de gravedad distinto al de vehículos con motorización de combustible tradicional conlleva cambios en el comportamiento dinámico del vehículo. Lo que pesa actualmente sobre fabricantes de superdeportivos es la incapacidad de combinar tracción pura de baterías eléctricas y mucha potencia con tracción pura de baterías eléctricas con mucha autonomía.

Es Tesla Inc. la compañía del momento que más se acerca a éste axioma con su Model S.  No obstante aún estarían lejos de poder ofrecer en sus vehículos prestaciones de superdeportivo como se le exigen a un McLaren. Otras empresas de vehículos caros como es el caso de Rolls Royce, encaminaron en el pasado año esfuerzos en la compra de prototipos eléctricos para intentar no tener que invertir en desarrollo.

El próximo año destaparán la versión productiva del BP23, un híbrido de tres plazas adelantado como prototipo de ultravelocidad en Ginebra.

Publicidad: