Jaguar I-Pace Concept: una nueva definición del vehículo eléctrico

_sp_0296_1

Es un golpe sobre la mesa en la Los Angeles Autoshow. Los británicos muestran en el Staple Center su primer vehículo eléctrico. El SUV de gama alta llegará a los concesionarios en 2018.

El estancamiento de Jaguar Land Rover se ha convertido con el tiempo en un problema de calado. Normativas regulatorias en temas de CO2 ya son el pasado y los británicos se emplean a fondo para bajar los consumos de sus flotas. El problema es que al contrario que la competencia, ellos venden primordialmente vehículos en los segmentos de gama alta o de gama de lujo, motorizaciones con seis y ocho cilindros.

Los híbridos continúan parados en los salones de venta. Esto es veneno para las duras disposiciones normativas en temas consumo. En consecuencia, la llegada de un eléctrico como el I-Pace Concept les viene como anillo al dedo. “El I-Pace Concept es una definición radicalmente nueva del vehículo eléctrico”, así el jefe de diseño de Jaguar Ian Callum. “El estudio se presta como el futuro de la próxima generación de vehículos con motorización eléctrica”

Ian Callum no ha prometido demasiado. Al igual que el F-Type y el F-Pace el nuevo I-Pace presenta un frontal Jaguar moderno con una zaga de caída atrayente. Aquí no hay nada de aburrido sino que el crossover presta una óptica alegre. Los voladizos del 4,68 metros de largo SUV de tracción total son cortos, las ruedas grandes conforme a un estudio y la línea de techo casi como un cupé.

Sorprende la oferta de espacio generosa del Jaguar I-Pace. Responsable de ello es la eliminación del túnel central y un batalla de casi tres metros. En el interior hay cuatro asientos individuales y un asiento de emergencia en el centro de la parte posterior. El estudio concepto se deja manejar prácticamente al completo por medio de grandes monitores táctiles que se adecuan a cada ventana del menú así como por medio de botones en el volante. Tan solo se maneja la regulación de temperatura por medio de ruedas giratorias de aluminio.

El paquete de baterías se encuentra ubicado en el piso lo que conlleva una capacidad de maletero de 530 litros. Además bajo el capó delantero también hay espacio para 38 litros. Por todo el coche se encuentran repartidos huecos y lugares de almacenamiento.

La motorización del modelo eléctrico no se quedará detrás con sus 400 caballos de modelos deportivos. “Los motores eléctricos reaccionan sin problema al cambio de marcha o interrupciones”, explica Ian Hoban, director de línea de modelos. Gracias a un par motor de 700 Nm y tracción a las cuatro ruedas el I-Pace acelera de cero a cien en apenas cuatro segundos.

Los dos motores eléctricos compactos se aprovisionan de un paquete de baterías de 90 kWh que tiene una autonomía de hasta 500 kilómetros. Las baterías se recargan en un enchufe de 50 kW en 90 minutos en hasta un 80 por ciento. En poco más de dos horas se cargan al completo.

Publicidad: