Instituto CIRCE de la Universidad de Zaragoza, proyectos

Print

El Centro de Investigación de recursos y consumos energéticos – CIRCE – cogestionado y cofundado por la Universidad de Zaragoza es un organismo de investigación científica en el campo energético. Entre sus competencias esta el desarrollo tecnológico de actividades de I+D+I en ámbitos cómo la eficiencia energética, la energía eólica y solar así como la movilidad sostenible.

En éste último campo el CIRCE desarrolla varios proyectos. Por ejemplo trabajan en la transferencia energética por acoplamiento inductivo, en tecnologías de información y comunicación en redes, en el diseño de controles para etapas de electrónica de potencia y en los sistemas de carga de vehículos eléctricos.

Las etapas de electrónica de potencia han evolucionado con un consecuente aumento de potencia. Se han desarrollado funciones como el FACTS (Flexible Alternative Current Transport System) y el FAP (Filtro Activo de Potencia). La misión del CIRCE pasa por desarrollar sistemas de control de potencia para éstas funciones.

El Centro se encuentra en Aragón y es líder a nivel nacional en el desarrollo de tecnologías para la movilidad sostenible. Así se dirigió desde éste centro por encargo de la Agencia Internacional de la Energía, la homologación de los puntos de carga a nivel mundial.

Entre otros proyectos cuentan con la investigación de recarga inductiva financiado por Endesa. Éstos sistemas ICPT son formas de recarga de vehículo eléctrico más seguras, flexibles y más rápidas.

Uno de los múltiples proyectos en el campo de la inducción es el FABRIC. Aquí se busca la integración de sistemas de recarga de vehículos eléctricos en modo dinámico. Es decir, se busca la implementación de tecnologías tanto en vehículo como superficie de carga cuándo éste esta en movimiento.

Otra de las capacidades tecnológicas del centro pasa por las tecnologías de comunicación y información en red. Los enfoques futuristas de las smart grid – interconetividad objeto/vehículo – destacan como pilar alrededor del cuál se desarrollan las líneas de trabajo.

El proyecto TRIBE trata de un videojuego social para contribuir al cambio de mentalidad de los ciudadanos. Se trata de un videojuego alimentado con datos reales energéticos provenientes de edificios públicos. Hay seleccionados cinco pilotos que representan los edificios públicos de la UE. Colegios, centros sanitarios, oficianas, viviendas sociales y universidades, el usuario esta representado por avatares que se mueven en éstos pilotos virtuales.

Mediante éste juego se proporciona un entorno controlado para la formación energética administrado de manera motivacional. Con éste proyecto, se busca fomentar un comportamiento energético responsable.

Publicidad: