Extensores de autonomía para viajes excepcionales

c-zero_250Está claro que la autonomía es uno de los handicaps mas importantes a la hora de implantar el vehículo eléctrico. Aunque esté demostrado que el 99.9% del uso que le damos a nuestro vehículo se encuentra por debajo de los ratios de autonomía que nos ofrecen los coches eléctricos, todavía hay personas a las cuales la posibilidad de realizar trayectos que con sus coches convencionales no hacen nunca, no les permiten confiar en la tecnología eléctrica.
Para ello los fabricantes han desarrollado distintos sistemas para extender la autonomía del vehículo. Desde generadores eléctricos de gasolina, recuperadores de energía de frenado, placas solares… Ahora Citroen nos ha presentado una revolución en este sentido. Se trata de baterías de aluminio que permiten una extensión de la autonomía de mas de 1000 km.
No se trata de una batería de uso cotidiano.

El modelo de C-zero en la cual se encuentra montada, trabaja como la mayor parte de los vehículos eléctricos con iones de litio, con una autonomía convencional. Pero disponemos de la posibilidad de extender dicha autonomía mediante la batería de aluminio. La razón de que se trate de una batería extensora y no la principal es que no son recargables en el sentido convencional. Tienen que ser rellenadas de agua destilada cada 200km y los electrodos se desgastan con el uso, otorgando una vida útil demasiado corta para ser usadas como batería principal. Al tiempo que la extracción de aluminio de la naturaleza necesita una cantidad de energía que, por ahora, es contraproducente para el objetivo de los vehículos eléctricos.

Publicidad: