Existe. Un coche eléctrico sin baterías.

La batería y la recarga de la misma es uno de los elementos de más complejidad en un coche eléctrico. De ahí que las empresas se afanen en aumentar la capacidad de carga de las mismas para garantizar una mayor autonomía. Pero la realidad es que ya esta inventado la posibilidad de circular sin baterías.

Por lo pronto en el año 1931 el inventor Nikola Tesla desarrollo un vehículo con motor eléctrico para coche y sin baterías. Se trataba de un Pierce Arrow del año 1931. La manera de generar energía era inalámbrica. Contaba con una antena de un metro de altura a través de la cuál se recibía el suministro energético de manera inalámbrica desde otra torre igual de alta. La energía recibida era transmitida al motor eléctrico de 57 kwh de potencia.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAEsta manera de generar energía de manera inalámbrica se ha aplicado en la actualidad a inventos recientes. De ahí se ha creado la posibilidad de transmisión energética a través de bobinas situadas dentro de los neumáticos del vehículo. Una vez instaladas éstas bobinas dentro del neumático la calzada también tendría que ir cableada con transmisores de energía. De esta manera se podría lograr una transmisión energética por el aire de manera tal que el coche circularía sin necesidad de otra alimentación energética.

Pero el invento y la tecnología más reciente de un coche sin baterías sería la propuesta de la norteamericana Tesla de recambio de baterías. El coche realmente si llevaría baterías pero éstas serían reemplazadas en apenas 90 segundos por nuevas baterías. La plataforma tecnológica sobre la cuál hubiera que aparcar el coche ya fue desarrollada por una empresa israelí llamada Better Place. Pero ésta acabo quebrando siendo ahora Tesla la que toma el relevo en el concepto.

El caso es que en apenas 90 segundos al coche situado sobre ésta plataforma tecnológica se le cambia la batería de manera automática. El proceso permite cargar el vehículo con nueva energía ahorrando el tiempo considerable que tardaría en un supercargador o enchufe convencional. No nos olvidemos entonces que la decisión pasa irremediablemente por decidir entre tiempo o dinero.

Publicidad: