En Noruega los coches eléctricos se estan convirtiendo en un problema

Norwegian_Fjord

En el país de los fiordos tener un vehículo eléctrico es de lo más común. En Noruega el estado fomenta y mucho, la tenencia de un coche eléctrico. Es un país en donde el mercado del eléctrico esta en auge. Con 5,1 millones de habitantes más del 13,1 por cien tienen un vehículo de éstas características. Pero estan apareciendo una serie de problemáticas muy a tener en cuenta por otros países.

En Noruega circulan entre Oslo y Trondheim cerca de 32.000 vehículos eléctricos. El motivo son las generosas subvenciones del gobierno noruego. Menos impuestos, recargas gratuitas o preferencias circulatorias son tan solo algunas de las medidas subvencionadoras. En Noruega los coches eléctricos pueden utilizar el carril bus, una ventaja considerable en horas punta.

Y es en contra de ésta última ventaja donde nacen las primeras críticas. Actualmente más del 85 por ciento del tráfico en el carril bus es generado por vehículos eléctricos. En consecuencia ya hay voces críticas las cuáles anteponen la puntualidad del colectivo a la puntualidad de unos pocos.

ev-charging-in-osloPero no es el único frente abierto. Según una encuesta de la asociación del vehículo eléctrico el 48 por cien de los noruegos se decide por un coche eléctrico motivados por el factor económico. Un 27 por cien argumenta motivos ecológicos y otro 12 por cien argumenta motivos de ahorro de tiempo.

Resulta que el coste económico que tienen las subvenciones al vehículo eléctrico en Noruega se traducen en una pérdida de 500 millones de euros. Los conductores de vehículos eléctricos noruegos se ahorran el Impuesto del Valor Añadido del 25 por ciento y por otro lado no pagan los impuestos especiales del automóvil cuya cuantía se establece según la motorización y las emisiones.

Además el usuario de un coche eléctrico no paga el peaje de entrada de 3,30 euros a la ciudad de Oslo. Y gracias a la sobreoferta de energía eólica y de agua donde el kilowatio hora tan solo cuesta cinco céntimos, se puede recargar gratuitamente el vehículo.

Todas éstas medidas tienen y han tenido su efecto positivo. Tan solo en el año pasado el parque automovilístico noruego se ha multiplicado por dos. Cerca de la mitad de éstos coches circulan por Oslo. El crecimiento del parque eléctrico ha ido más rápido de lo esperado. Las subvenciones se han fijado hasta 2017 y hasta un máximo de 50.000 vehículos y resulta que posiblemente el año que viene se hayan alcanzado ya éstos límites.

Publicidad: