El Trabant de dos tiempos convertido a eléctrico

untitled

Un proveedor de energía quiere poner sobre la carretera coches viejos movidos mediante energía alternativa y propulsores eléctricos. Los primeros Trabant fueron modificados en Schwerin. Con ello, éstos nuevos eléctricos perdieron su sonido característico.

Del clásico vehículo polutivo al moderno coche eléctrico. Los antiguos Trabants de la DDR han sido modificados en la ciudad alemana de Schwerin. Los propulsores eléctricos así como baterías solares han sido desarrollados por el proveedor de energía Wemag en colaboración con su filial ReeVolt. El primer viaje inaugural ha sido en el mes de abril en las islas de Rügen. Ahora son coches que en vez de contaminar y emitir su característico ruído petardeante circulan de manera libre de emisiones y sin contaminación acústica.

Es un coche que antiguamente era ridiculizado por su carrocería sintética pero ahora ha resultado ser un coche idóneo para la transformación. Incluso con su pesada batería de 50 kilos el Trabant tan solo pone 700 kilogramos en vacío sobre la báscula. Comparado con el modificado Fiat 500 que saca más de una tonelada va muy por delante. Los mecánicos incluso han tenido que estrangular el motor debido a que el coche va como un cohete.

La idea de un Trabant eléctrico no es nueva. Ya surgió hace unos años cuándo se quiso sacarlo al mercado como “New Trabant“ eléctrico con un look retro. Pero los planes nunca fueron llevados a la práctica.

untitlediEn el nuevo proyecto esto es distinto. La electromovilidad y el almacenamiento de energerías alternativas no es nada nuevo para el proveedor. La empresa Wemag, participada mayoritariamente por Ayuntamientos, ha tomado hará unos años el control sobre la mayor batería de ion-litio. Esta batería almacena energía eólica y solar evitando las variables meteorológicas.

Estos sistemas de almacenaje patentados tienen el tamaño de un aramario pequeño. Contienen pequeñas baterias del sector de las bicis eléctricas cuya capacidad es suficiente para el uso doméstico. Ésta energía solar no solo alimenta las cafeteras de casa sino que también sirve para cargar el coche eléctrico.

La empresa Wemag se ha asociado en 2009 con un fabricante de automóviles de Hamburgo. Hace un año compraron la empresa y la lanzaron con el nombre ReeVolt. A día de hoy ruedan 750 coches ReeVolt por las carreteras europeas y una docena de pequeños vehículos eléctricos para personal de mantenimiento, panaderos y comerciantes de verdura.

Publicidad: