El Estado de California le planta cara a Donald Trump

Uno de los estados norteamericanos con más solera ecológica es California. Desde décadas que gran parte de los fabricantes mundiales desarrollan nuevos modelos con el trasfondo de las rígidas normativas medioambientales de éste estado. A finales de los 70 y a primeros de los 80 una dura normativa de emisiones llevó la tendencia al diesel, una tendencia que también fue seguida por las fabricantes alemanes.

California es el estado dónde más coches se venden en los Estados Unidos. De 17,4 millones de unidades entregadas en el 2016, más de 2 millones fueron registradas en éste estado. Además California es el lugar de Norteamérica dónde más coches híbridos y eléctricos circulan sobre el asfalto.

Éste estado de la costa oeste quiere mantenerse fiel a su tradición y al contrario de la tendencia nacional de relajar normativas las quiere endurecer. La nueva gobernalidad del país quiere relajar las normativas relativas a emisiones pero California va al contrario y quiere implantar su propia meta eléctrica.

Los planes pasan por tener para el 2025 un 15 por ciento de todas las nuevas matriculaciones en coches amigables con el medio ambiente. Actualmente solo es un 3 por ciento.

Entonces según éstas estimaciones y basándose en actuales datos de matriculaciones, tendrían que salir a la carretera en 2025 cerca de 300.000 coches cero emisiones junto a los de por si ya populares híbridos en éste estado. En 2016 se matricularon en California unos 99.000 coches sostenibles. De éstos 33.000 eran híbridos enchufables y 40.000 eléctricos.

La Administración de California se posiciona de ésta manera con su ambicioso plan eléctrico contra las actuales tendencias de la Administración del Estado. El actual presidente Donald Trump ha formulado su deseo de relajar las duras normativas de emisiones implantadas aún a toda prisa por el anterior gobierno.

En los Estados Unidos los propios estados autonómicos mantienen aún capacidad propia de decisión en temas de normativas de emisiones. Mientras que las normativas ecológicas de California ganan en aceptación de grandes lobbys ecológicos también hay voces críticas. Se dice que el coche eléctrico no se lo pueden permitir muchos americanos. Por otro lado, se argumenta la gran cantidad de kilómetros que realizan los ciudadanos de éste país.

La problemática esta dada. Y a esto hay que añadir la favorabilidad del presidente de la Entidad Reguladora Medioambiental de aquél país, el dirigente de la EPA Scott Pruit, pasa por ser una aliado natural de la industria. Él mismo se declara contrario a la argumentación de que el cambio climático este ocasionado únicamente por el hombre.

Publicidad: