El eléctrico Denza de Daimler no resulta como esperado

Con el Denza debía de comenzar la ofensiva eléctrica de Daimler en China. Pero ahora las ventas de la variante de la clase B estan estancadas. Nuevas inversiones solucionarían los problemas de fondo del vehículo y prepararían el camino a posibles sucesores.

De que el mercado automotor más grande del mundo no es exprofesamente una meca para el vehículo eléctrico se ha tenido que dar ahora cuenta el fabricante Denza. El conglomerado chino también ha trasladado las consecuencias a su socio europeo Daimler. El presente eléctrico de la multinacional alemana deja que desear.

El multivan de lujo debía de ser el pistoletazo de salida para la entrada al mercado chino de los eléctricos. Los alemanes presentaron con orgullo, allá por el 2014 de mano de sus socios locales BYD un coche basado en la plataforma de construcción de la clase B. Ahora la clase B eléctrica apenas se ve por carreteras alemanas y el proyecto Denza 400 no es más que una externalidad.

Ambas empresas según un reporte de Automotive News, deberán inyectar después de casi tres años unas sumas ingentes de dinero. Con cerca de respectivamente 73 millones se quiere invertir en la red de concesionarios y en conocimiento de marca.

Resulta que el pasado año apenas se vendieron 2.300 unidades del eléctrico Denza. Esto tiene que ver con la marca. En un mercado con cientos de marcas, Denza no acaba de destacar. Cierto es que el coche chino no cuenta con la fuerza iluminadora de la estrella. En temas precio el Denza se orienta en la gama de los premium. Con un precio cerca de los 40.000 Euros y con subvenciones estatales, el Denza es más que una oferta.

Tampoco ayudo el impulso tecnológico a mediados de 2016. Con un aumento de la autonomía de 300 a 400 kilómetros y con el desarrollo propio de una recarga rápida tampoco se ha podido entusiasmar al cliente oriental.

Las suposiciones de la falta de éxito pasan por su esplendor. Quizás la clase B comparada con los modelos de Tesla S y X no acaba de transmitir sensaciones únicas. Tampoco el modelo hermano del Denza alemán, el Mercedes clase B 250e no acaba de arrancar aquí en Europa. En Alemania desde la introducción a mediados de 2016 de las primas a la compra de eléctricos solo se han solicitado 281 subvenciones para éste coche.

Publicidad: