Curiosidades de los coches eléctricos

electric-car-558344_1280A medida que se va popularizando el uso de los coches eléctricos van surgiendo diversas anécdotas y curiosidades que hemos recopilado en este post, con la idea de informar y al mismo tiempo intentar robarles alguna sonrisa a nuestros lectores.

Motores españoles entre los más potentes: Volar-E es un híper coche eléctrico que acelera de 0 a 200 kilómetros en menos de 8 segundos y alcanza los 300 en apenas 14. Está fabricado en España por la empresa Applus+ IDIADA que tiene su sede en la ciudad de Tarragona. Según las pruebas realizadas, la potencia de este motor es de 1000 CV, por lo que está considerado de los más potentes del mundo.

Los japoneses y sus excentricidades: en varios puntos de las ciudades japonesas donde los coches eléctricos son una parte importante del parque automotriz, hay postes de recarga para este tipo de vehículos. Lo insólito es que en muchos de ellos se ven imágenes de una famosa serie de dibujos animados (anime) del tipo manga llamado Neon Génesis Evangelion

car-engine-231213_1280Lo que vale es la intención no la cantidad: Kaveh Kamooneh fue a buscar a su hijo a la escuela de tenis. Mientras esperaba decidió enchufar su Nissan Leaf en uno de los conectores del edificio. Veinte minutos después pasó por allí un policía y lo detuvo acusándole de robar energía. El valor aproximado del “robo” se estima en unos 0.05 euros, pero eso no fue óbice para que estuviera durante 15 horas en la cárcel.

Los chinos y su pasión por la exclusividad: al ser tantos cuando algo se pone de “moda”, su compra se masifican de forma inmediata, por lo que los ciudadanos del gigante asiático que quieren tener algo diferente deben estar dispuestos a buscarlo con ahínco. El “Event” es un modelo de coche eléctrico que compite en este mercado con varios supermodelos. Solo se fabricarán 200 en el país y será un biplaza completamente exclusivo y personalizado.

¿Quién es el más malo?: un periodista del NY Times solicitó probar el Tesla Model S él mismo y le dieron el visto bueno para ello. Según contó en el artículo que escribió después, la autonomía del coche era pésima ya que éste lo dejó tirado, por lo que tuvo que llamar a la grúa. Lo que no sabía este comunicador, era que la fábrica que construye estos modelos, estaba monitorizando la prueba, por lo que pudo presentar pruebas desacreditando la “versión” del periodista y acusándole de “mala fe”.

 

Publicidad: