Comparativa Nissan Leaf – Renault Zoe

La alianza Nissan –Renault es todo un éxito. Son líderes de mercado y juntos han vendido ya en los pasados cinco años más de 120.000 coches eléctricos. Desgranamos las ventajas e inconvenientes de sus dos modelos estrella.

Nissan-Leaf Renault-Zoe

Comparativa Nissan Leaf – Renault Zoe

Ambos modelos – Nissan Leaf y Renault Zoe – al contrario que sus competidores de VW, Ford o Smart tienen esencia propia. Los fabricantes han desarrollado carrocerías únicas y significativas. El Nissan con sus 1,5 toneladas de peso es un poco más ligero que el Renault. El Leaf tiene una imagen futurista pero con rasgos convencionales y el Zoe tiene una imagen más clásica parecida la Clio.

Comparativa Nissan Leaf

La pregunta clave es los vehículos eléctricos es la autonomía y la dinámica de conducción. Ambos coche tienen una autonomía de homologación de ciclo de 210 kilómetros ( 199 kilómetros en caso del Leaf). Son coches que en su autonomía eléctrica garantizan desplazmientos no solo urbanos sino que también valen para desplazamientos rutinarios.

La capacidad eléctrica de la batería en caso del Renault es de 22 kWh y en caso del Nissan es de 24 kWh. Esta similitud de capacidad eléctrica hace que ambos coches tengan una autonomía real parecida, de entre 100 y 150 kilómetros. Lo realmente convincente en un coche eléctrico siempre es el coste de la electricidad que para cien kilómetros ronda los 3,90 euros. Un Golf TDI tiene un coste en combustible el doble de caro para el mismo recorrido.

Con unos precios de aproximadamente 21.250 euros para el Zoe y 29.690 euros para el Leaf la gran diferencia esta en la potencia ofrecida por los motores eléctricos. El Renault Zoe tiene un potencia de 88 caballos mientras que el Nissan Leaf lo desbanca con sus 109 caballos.

Comparativa Renault ZoeOtra gran diferencia es su espacio. Nissan con un largo de 4,45 metros tiene cabida real para cinco ocupantes mientras que Renault con sus 4.08 metros si bien tiene cinco plazas, la realidad es que la quinta plaza es para el traste. En el interior el Renault también deja que desear: típica apariencia de un coche de gama baja, poca sujección lateral en los asientos, muchos plásticos duros y un ambiente en líneas generales sin gusto. El Nissan aparenta más habitabilidad pero no obstante molesta con multitud de alarmas acústicas, una posición de asientos estrecha y un manejo de instrumentos críptico.

En conclusión, teniendo en cuenta que un vehículo eléctrico se compra motivado más por las sensaciones de conducción que por equipamiento y otros criterios adicionales ambos coches hacen una buena figura. Ambos coches son ideales para un uso rutinario en un tráfico urbano para amantes del conducir y conscientes con el medio ambiente.

Aquí encontrarás más información, fotos, videos del Renault ZOE.

Y aquí información, fotos, videos del Nissan Leaf.

Publicidad: