Bee Bee XS: el renacer del buggy de playa

mg_4831-750x500

El buggy de playa celebra en el Salón de Ginebra un renacer. Junto al Citroen E-Mehari, los de Bee Bee Automotive recojen el concepto del buggy de playa. Bee Bee XS: gracioso, regordete y llamativo.

Bee Bee XS. Esto suena a una combinación del dadaísmo con un bikini colorido y ajustado. Pero realmente se trata de un pequeño coche de playa eléctrico que al igual que la variante de Citroen se puede ver en Ginebra y además se hace eco del divertido coche de los franceses. Un coche que a finales de 1960 era significado para transporte poco convencional en las playas paradisíacas de la Cote d‘Azur. El concepto era sencillo: entrar al vehículo, acelerar y conducir con divertimiento. El coche era sencillo pero eficiente: poco lujo y técnica robusta.

Éste principio lo persigue Bee Bee Automotive con el coche de igual nombre, dónde el aditivo XS forma parte del programa. Aquí no cabe esperar un vehículo con espacio opulente, el Bee Bee XS tiene un largo de tan solo 3,4 metros pero con cuatro puertas y ofrece espacio suficiente para cuatro turistas de playa. Éste bólido eléctrico se parece un poco a un kart de golf pero con más protección.

Por medio del empleo de aluminio y plásticos el Bee Bee XS tiene un peso de unos 660 kilogramos. Esto resulta ser positivo para el tamaño de la batería y con ello para el precio. El buggy de playa se puede obtener en dos versiones de batería: o con una capacidad de 7,2 kWh (80 kilogramos de peso) o con 9,6 kWh (100 kilogramos de peso). En consecuencia también varía la autonomía entre los 80 y los 110 kilómetros.

La propulsión la garantiza un motor eléctrico con 13,6 caballos, pero éste también puede incrementarse en momentos precisos hasta los 27,2 caballos. A pesar de la tecnología relativamente sencilla, el Bee Bee XS recupera en la frenada. Lo que resulta positivo para una velocidad punta de 90 km/h. Aquél que no lo quiera tan rápido, puede hacer uso de la versión más corta dónde la velocidad es de 50 km/h. Las baterías se recargan en cuatro horas.

En el interior, sus creadores se orientan de nuevo en el original: las cubiertas de los asientos son lavables y los instrumentos estancos al agua. También se renuncia a todo los superficial en los indicadores, excepto en la conectividad. Se puede conectar un tablet o un smaertphone.

Publicidad: