BASF en el coche eléctrico BMW i3

bmwbmw1bmw2

 

 

 

 

 

 

 

El nuevo BMW i3 es un coche eléctrico del Grupo BMW que ha contado con la colaboración de varias compañías como es el caso de BASF, la cual contribuyó no solo con sus productos sino con el asesoramiento necesario para potenciar el uso de los mismos.

BASF cuenta con una división llamada Performance Materials cuyo principal objetivo es lograr que los materiales que se le ofrecen a los clientes sean una solución que se adapte a las necesidades reales de cada uno, poniendo énfasis en la innovación, en darles un servicio directo e indirecto a nivel mundial y en brindar una asistencia eficaz en el proceso constructivo de cada componente.
En el caso del BMW i3, BASF ha aportado la solución en varios aspectos tanto a nivel funcional como estructural. Un ejemplo son los asientos delanteros cuyos respaldos se han fabricado con Ultramid® B3ZG8 UV, una poliamida que aúna rigidez, ligereza (2 kg) y elongación, proporcionando el confort necesario con las exigencias mecánicas que establece BMW.
En los respaldos de los asientos traseros se ha usado el Elastolit®, una combinación de una matriz básica de poliuretano con fibra de carbono, que con un grosor de apenas 1.4 milímetros es capaz de absorber los golpes y por ello ayuda al BMW i3 a cumplir con los más estrictos requerimientos en el ámbito de la seguridad. Es destacable mencionar que es la primera vez que este producto es usado en la fabricación de vehículos en serie.
El PBT Ultradur® B4040G6 es otra poliamida que sirve de material de separación entre las dos estructuras fundamentales de la carrocería y como marco de la ventanilla lateral. La función principal además de la de sostén es la de absorción de las fuerzas de carga si se produjera una colisión, gracias a que resiste la deformación y es sumamente estable en cualquier condición de temperatura.
El coche eléctrico BMW i3 trae un refuerzo adicional en el techo de PU Elastolit® D (espuma estructural de alto impacto), su caja de fusibles tiene la resistencia de tracción y rigidez adecuadas a los protocolos de seguridad gracias al Ultramid® B3ZG3 con el que está fabricada, otra variante del Ultramid® , la A3EG6 está presente en algunos conectores espaciales (alta tensión) y con Elastoflex® y Elastollan® (poliuretanos de gran resistencia eléctrica y electrónica) se han hecho diversas cubiertas y muchos casquillos de cables.
Otros departamentos de la empresa BASF han sabido contribuir también al diseño de este extraordinario coche eléctrico, como es el caso de la división operativa de Coatings, que aportó la base de recubrimiento para los componentes añadidos en cuatro colores diferentes que fueron suministrados directamente a la fábrica de Leipzig en Alemania donde funciona la línea de producción del nuevo modelo.

Publicidad: