Un autobús eléctrico circula por las calles de Barcelona

bus_electrico_tmbTransports Metropolitans de Barcelona (TMB) ha incorporado un autobús 100% eléctrico de última generación para ponerlo a prueba en el funcionamiento con pasajeros durante dos años.

El vehículo eléctrico es la última versión del modelo BYD K9 y de momento circula por Barcelona desde el mes pasado sin pasaje en fase previa de pruebas. TMB ya puso en marcha un autobús híbrido-eléctrio el pasado febrero. Pero este es el primero de funcionamiento eléctrico puro en la flota de la compañía de transportes de Barcelona, no lleva motor térmico auxiliar y por tanto no emite ningún tipo de gases.

El nuevo autobús llegó a Barcelona el 30 de agosto de este año, y desde los primeros días de septiembre circula en fase de pruebas sin pasajeros y con simulación de carga, siguiendo los itinerarios de diferentes linias que cruzan la capital catalana tanto de manera horizontal como vertical. Seguirá así unas cuantas semanas antes de incorporarlo al servicio comercial en alguna de las linias regulares con base en las cocheras del barrio de Horta.

Después de los dos años de prueba en una linia con pasajeros TMB tiene la opción de adquirir el vehículo definitivamente. Actualmente la compañía catalana presume de ser la flota de autobuses más limpia de Europa, gracias a su apuesta por vehículos híbridos y de gas natural comprimido. Pero si el salto al vehículo 100% eléctrico se confirma, no será solo un avance tecnológico y mediomabiental para Barcelona sino que, además, servirá para que el ciudadano asimile más facilmente la presencia de vehículos eléctricos en su ciudad, y esto supondrá un beneficio para todo el sector.

El autobús eléctrico BYD K9 es de tipo estandard, tiene 12 metros de longitud, tres puertas de acceso y una capacidad para 75 pasajeros. El modelo incorpora un conjunto de dos motores eléctricos de 90 kW cada uno, alimentados por una batería de ion-litio con núcleo de hierro de 324 kWh. Según el fabricante chino (BYD) el vehículo puede recargarse totalmente en 5 horas y tiene una autonomía de 250 quilómetros, lo que le permitirá llevar a cabo una jornada de servicio sin necesitar recarga.

El uso del modelo BYD en una linia regular permitirá contrastar si un vehículo eléctrico puro, alimentado por baterías y con cero emisión de gases, puede asumir un servicio de transporte de pasajeros en una ciudad como Barcelona con prestaciones similares de autonomía, confort y rendimiento a otro vehículo de la flota actual y con unos costos por viajero y quilómetro también parecidos. Esperemos que sí.

Miguel Guilarte

 

Fuente TMB

Publicidad: