Así planifica Audi el futuro de la tecnología

Audi-quattro-e-tron-concept-Forum-Neckarsulm-315-600x300

Audi sube dos marchas en la electromovilidad y se posiciona en el desarrollo de la pila de combustible a la cabeza de la multinacional de VW.

El nuevo VW Phaeton llegará. También es un hecho, que el próximo buque insignia de Volkswagen será un modelo eléctrico. La arquitectura sobre la cuál basará el vehículo imagen de Wolfsburgo será de Ingolstadt. “Es por supuesto, que en la multinacional VW ya pensamos ahora sobre las plataformas que basarán los coches del futuro“, así el recién nombrado director de desarrollo Audi, Dr. Stefan Knirsch. Según parece, el reparto de las arquitecturas de electromovilidad en la multinacional VW será analógica a las actuales estrategias.

De esta manera, también se daría en el futuro: el desarrollo de las estructuras de coches de gama pequeña hasta las categorías de compactos en Wolfsburgo, de media gama hasta la gama de lujo en Ingolstadt y los desarollos deportivos vendrían desde Zuffenhausen.

Interesante es la estrategia de Audi en temas baterías. Mientras que BMW y Mercedes juegan con la idea de producir las células de batería por sí mismo, esto no es opción para los de Audi. Actualmente el mercado de las baterías esta dominado por tres tipos de células: células cilíndricas 18650, células Pouch y células prisma.

Puesto que Audi puede cambiar en sus baterías de un tipo de célula a otra sin problemas, la hermana de VW se ve en una posición dominante de cara a los fabricantes de células o no ve determinante, la necesidad de entrar en el mercado de fabricación propia de la células de batería.

En el Audi Q6 e-tron, el fabricante posibilita la recarga por inducción. En dos años saldrá al mercado el competidor del Tesla Model X y ofrecerá una autonomía de 500 kilómetros. No obstante, el Dr. Hirsch parte del punto que los modelos híbridos seguirán siendo vehículos que se mantendrán en el mercado. Esta tecnología, calificada por algunos como puente que debería de ser un paso previo a los vehículos puramente eléctricos, podría beneficiarse de una mayor capacidad de potencia de futuras baterías que se expresaría en mayor autonomía en baterías más pequeñas lo que resultaría en el peso total.

Independientemente de esto, los de Ingolstadt quieren ampliar hasta 2020 el portfolio hasta 60 distintos modelos. Si el cliente necesitará de tanta variedad, será una questión distinta. Paralelamente se quiere armar considerablemente, en los próximos nueve años, la flota de vehículos puramente eléctricos.

Publicidad: